Declaración en el Día Internacional de la Mujer de la Comunidad Educativa del CEAD

Sin ellas, sin las mujeres, no hay mundo posible. El planeta será feminista, o no será. La desigualdad, no es solo injusta por definición, es ineficiente, y nos lleva al desastre sin remisión posible. El papel de la escuela es la educación. Pero no cabe educación alguna sin valores, sin principios. Conviene en consecuencia recordar hoy 8 de marzo,  y aquí en la puerta de nuestro centro, que el feminismo, es, ha sido, y será el articulador del ser humano que el planeta necesita, respetuoso con la vida, y con la naturaleza, y promotor de la igualdad entre las personas,  que trabaja en pos del principio, de tratar a cada cual según sus necesidades y pedir a cada cual según sus posibilidades. Ninguna ideología, ninguna praxis, ha cambiado más el mundo que la apuesta de las mujeres por la igualdad real, no solo formal con los hombres. Necesitamos un nuevo contrato social, un nuevo pacto civilizatorio entre hombres y mujeres, basado en la igualdad, en el respecto a la naturaleza y la diversidad cultural, en cuanto esta no se use como coartada para atentar contra ese mismo principio de igualdad y los Derechos Humanos.